(7 años de extravagantes aventuras)

miércoles, 25 de julio de 2007

MARIO PARTY 8



Dioses. Llevan OCHO Mario Party en OCHO años. No se como se les ocurren novedades, al final Mario va a acabar invitando furcias a la fiesta.

Viaje en el tiempo. 1999. Aun recuerdo mi primera impresión... "¿Un juego de mesa...? ¿Pero esto... que tiene de divertido...?" Cinco minutos después ya estaba gritando "¡¡¡ESTE ES EL MEJOR JUEGO DE LA HISTORIA!!!"

Ahora tampoco me excedería tanto. El mejor juego de la historia es el Super Mario Bros 3, seguido por el Heroes of Might and Magic 3. Pero sin duda el Mario Party es el juego más divertido para estar con los colegas. Es casi una experiencia religiosa.

Yo no he visto la mayor parte de las fiestas de Mario (joder, es que son OCHO) pero una cosa tengo clara: esta serie avanza a paso de tortuga. Quiero decir que la diferencia entre el 1 y el 8 es, simplemente, MÍNIMA.

Creo que el fallo principal de los Mario Party es usar el concepto "sustitución" para las novedades en lugar de "ampliación" ¿Por que en cada juego de la saga se desechan las buenas ideas de los anteriores? Por ejemplo, los personajes jugables. Siguen estando Mario, Luigi, Yoshi y la princesa. Pero como ya no saben que inventarse, meten personajes absurdos como Huesitos, la tortuga esqueleto, o Birdo, la lagartija de sexo indefinido, quitando clásicos como Donkey Kong (que ahora sólo sale en casillas especiales) ¿Por que no dejar a TODOS los personajes de los anteriores limitarse a añadir? O los minijuegos. Si meten 200 minijuegos nuevos en cada Mario Party, muchos acaban resultando aburridos ¡Simplemente se agotan las ideas! ¿Por que no meter también los minijuegos de los anteriores? ¡Habría más de mil! O los tableros posibles, que en cada entrega parecen menos.

Los personajes nuevos, como viene siendo habitual en los últimos juegos de Mario, tienen una specto espantoso y la banda sonora, como siempre ha sido habitual en los Mario Party, se repite más que las fabes.

Como habréis podido leer, mi crítica fundamental se cnetra en que es la OCTAVA parte y no han avanzado nada sobre el concepto inicial. Pero eso no significa que no me haya gustado el juego: MARIO PARTY 8 ES LA PUTA HOSTIA.

Vayamos por partes: Wii es la MEJOR consola de la historia ¿Capichi? La mejor. Es un paso de gigante hacia adelante. El mando permite una participación en los juegos mucho más activa, emocionante e intuitiva. 250 euros por semejante entretenimeinto es un buen precio.

Este Mario Party aprovecha al máximo las posibilidades del mando de Wii para pasar una tarde frenética. Simplemente no hay un minuto de descanso. Aunque sigue habiendo minijuegos que yo calificaría "de relleno", la mayoría son bastante buenos y divertidos.

Los tableros contienen ahora una interesantísima novedad: en cada uno se triunfa de forma distinta. La idea de comprar estrellitas estaba muuuuuy quemada y los de nintendo se han dado cuenta. En su lugar, las estrellas se adquieren ahora de formas diferentes y originales según el escenario:

Templo Kong: El típico escenario de Mario Party. Llega hasta la estrella, cómprala y esta cambiará de sitio.
Isla del tesoro: Un escenario completamente lineal. El primero en llegar se lleva la estrella.
Mansión encantada: Las estrellas se ocultan en casillas secretas.
Expreso de Shy-Guy: Los jugadores van en un tren y tienen que alcanzar la estrella en el momento justo.
Koopachópolis: Para conseguir estrellas, hay que comprar hoteles y ser el que más dinero ha invertido en ellos.

Y luego uno secreto...

El mejor de todos es, sin duda el tablero de Koopachópolis, una suerte de Monopoly nintendero de la hostia, donde ganas estrellas y las pierdes con una facilidad pasmosa.

También se incluyen los "caramelos", que vienen a ser "power ups" fáciles de conseguir y que se pueden usar cuando desees para obtener una pequeña ventaja. Los caramelos disponibles son:

Doblemelo: Tiras dos dados en lugar de uno.
Triplemelo: Tiras tres dados en lugar de uno
Lentomelo: Tiras un dado de 5 caras en lugar de 10.
Saltamelo: Saltas a la misma casilla de un jugador al azar.
Ruinamelo: Un jugador al azar pierde la mitad de su dinero.
Bolamelo: Si pasas por encima de un jugador este turno, este perderá 10 monedas y las ganarás tú.
Vampimelo: Robas una cantidad aleatoria de monedas a cada jugador.

Esto añade cierta táctica adicional al juego.

El juego sigue funcionando de forma muy dinámica y no hay espacio para el aburrimiento. Rara vez te lo pasarás tan bien delante de una consola que compitiendo con tus amigos en una buena partida a la Fiesta de Mario.

En definitiva, considero que la Wii esta explotando su potencial bastante bien y este juego no es una excepción. Mario Party 8 es un juego esencial, o incluso OBLIGATORIO para gran parte de la humanidad civilizada occidental y oriental. Diversión indefinida con tus colegas. Piques y risas aseguradas.



BONUS TRACK:
¡Go Go Mario! ¡En Japonés! ¡En Vivo!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

muy bueno!

Anónimo dijo...

Pues sí, una auténtica pasada de juego. 100% recomendado para jugar con 3 amigos más.

Anónimo dijo...

Amiable fill someone in on and this mail helped me alot in my college assignement. Gratefulness you for your information.