(7 años de extravagantes aventuras)

viernes, 13 de julio de 2007

El Sicario Feliz


Hoy vamos ha hablar un poco de la vida real: Corea del Norte.

Ayer en Cuatro pusieron un interesantísimo mega-reportaje sobre la nación de Kim Jong Il. El reportaje es de Jon Sistiaga y debo decir que ha hecho u gran trabajo. De todas formas creo que ya lo habían puesto antes aunque eso no es importante.

Lo que sí es importante es el increible parecido de ese extravagante país y la Oceanía de 1984, parecido que los propios reporteros se preocupaban en resaltar. Una adoración casi religiosa al líder y "buenpensamiento" de los ciudadanos. Esto último es curioso por que requiere engañarse a uno mismo para vivir de acuerdo con el sistema. Nadie es tan estúpido para creer que un tipo ha escrito 18.000 libros o que se puede vivir de lujo con un dólar al mes. Pero, que diantre, si QUIERES creerlo, pues lo crees y punto.

Por cierto, parece que están preparando una nueva adaptación de la novela pero en el IMDB sólo he encontrado el título y la fecha de estreno...

El dictadorzuelo más bajito de la historia ha cogido la palabra "comunismo" y ha logrado convertirla en una especie de monarquía hereditaria cada vez más cercana a una base militar gigante.

Creo que incluso la hermosa Latveria tiene que ser un lugar mucho más feliz donde vivir.



Pero lo que me ha resultado más curioso ha sido la existencia de un gordo calvorota ESPAÑOL completamente integrado en el sistema y con su uniforme y todo. El tio, que ya no me acuerdo como se llama (y tampoco me interesa demasiado, la verdad), se molesta en argumentar lo inargumentable y trata de aunar el afecto hacia los periodistas con la defensa férrea de los valores del país. Debido a esto, a partir de este momento lo llamaremos el "Sicario Feliz".

El tio es como el típico personaje de película de ciencia ficción que se queda emocionado con la tecnología extraterrestre aunque sus prácticas sean inhumanas. Siempre hay el típico diálogo de:

-¿¿Como puedes estar de su lado??
-¿Y tú como puedes decir eso? De los demás me esperaría esto... pero de tí
-¡¡Maldita sea Max!! ¡¡Son unos Monstruos!!
-¿¿Monstruos?? ¡Ja! ¡Nosotros somos los monstruos! ¡Monstruos primitivos y desagradables!
-Ahora lo veo claro. Eres como ellos...
-Tú no puedes entenderlo...

¿A que lo veis claro? Es el chavalote traidor que considera que sus amigos le estan traicionando a él por que no comprenden las maravillas que les rodean. Y lo del uniforme ya es la caña. El tio demuestra reiteradamente su fidelidad y ¿Que le dan? Una mierda de uniforme ¡Pero para él eso es lo mejor que le podía pasar! ¡Es una bendición, un regalo cojonudo!

Pero mis queridos canchanchanes... ¿Sabéis como terminan estos personajes SIEMPRE? Sí, lo habéis adivinado. Al final de la película mueren asesinados por los mismos seres a los que idolatra. Al principio no se lo cree y suelta un "P-pero" y cuando ve que su destino esta marcado por la mano de algún guionista cruel ya suelta lo de "¡No, por favor, NO!"
Pero no hay nada que hacer. Catapumchimpun riau riau. Fijaos es que primero aparece incrédulo y después suplica piedad. Hasta el último momento el Sicario Feliz considera a Ming como su único dueño y señor. No se plantea la posibilidad de rebelarse y retomar la cordura.
En casos excepcionales puede darse una redención en los últimos segundos con un "Dios mio... pero que he hecho..." pero aun así de poco le vale. Ha escogido el mal camino y es castigado.


Lo cierto es que tanto en la realidad como en la (ciencia) ficción, esta gente acaba por no pertenecer a ninguno de los dos mundos. El tipo cree estar con los absurdísimos "comunistas feudales nazis" pero lo cierto es que estos nunca lo considerarán parte de su universo por que en su propia ideología el extranjero es siempre extranjero y jamás deja de serlo, por muchos años que pasen. La desconfianza continua hacie el Sicario Feliz es un hecho. Es imposible para él convertirse en poco más que un engranaje fácil de sustituir, por mucho que trabaje o por mucha adoración que muestre. Siempre será "otro", más cercano al enemigo que al propio sistema.

Por eso, desde aquí digo al Gordo Calvorota del Pyongyang: ¡Estas en manos de la maquinaria narrativa de un film serie B! Pásatelo bien mientras dure por que mucho me temo que ya no tienes escapatoria.

4 comentarios:

Periodista Guenceslao dijo...

http://es.youtube.com/watch?v=jzdyf0dtgag

Javi dijo...

Muy gran documental, si señor.
Impagable el momento en el que Sistiaga les hace el cálculo de los libros que debe haber escrito (creo que salía a 1 libro por hora) a lo que el encargado de la biblioteca coreana contestaba: Sí, claro :D
Genial.
Si no fuera tan triste...

Doc Moriarty dijo...

Lo vi el viernes pasado y me quedé anclado ante la tele. Hay tantos momentos dignos de 1984 que es difícil repasarlos todos sin darte cuenta de lo absurdo que es.

Ese buey que no se puede filmar porque podría constituir propagand americana anticoreana...

Y sí, el tío de Reus es digno de una segunda parte de Street Fighter (la de Van Damme y Kylie Minogue), as himself.

Gatts dijo...

Menudo tufo a secta la del Kinllón este... por suerte, las sectas suelen ser autoconclusivas como demostro Conan en la peli de Milius: "afeitado" en profundidad con Mandoble Atlante al líder y la gente despertará... principio y fin, se cierra el circulo.