(7 años de extravagantes aventuras)

sábado, 12 de mayo de 2007

"GOLIAT CONTRA LOS GIGANTES": Cine bizarro en estado puro



Hace ya mucho tiempo, en los inicios del blog, que escribí una pequeña reseña sobre una película que acababan de pasar por el canal de cine español "Somos". Dicha película era el pelum italo-ibérico "Goliat contra los gigantes". En aquel entonces no aprecié la obra en toda su magnitud y mi diminuta crítica realmente no hacia justicia a la pieza maestra ante la cual me encontraba.
Posteriormente compré la película y a lo largo de este tiempo se la he puesto a todos mis colegas, lo que ha provocado un millar de capturas de pantalla y que adquiriese un conocimiento exhaustivo del filme del cual antes carecía.
Así que decidí que había llegado la hora: este es el artículo definitivo sobre la película definitiva

GOLIAT CONTRA LOS GIGANTES


La historia comienza en la acrópolis de Esparta (sí, la acrópolis de Esparta) donde el ejército del valeroso Goliat combate su última batalla. La victoria esta asegurada. El comienzo es altamente revelador... escenas de archivo de "Los últimos días de Pompeya" y la secuencia asombrosa de los Tres Soldados Estúpidos. En dicha secuencia, un carromato en llamas se dirige a los guerreros los cuales, asustados, tratan de huir arañando la pared en lugar de moverse hacia derecha o izquierda. Por supuesto, mueren. También hay otro momento épico que es cuando el amigo de Goliat, Namathos, interpretado por Fernando Sancho, trata de ayudar a su general lanzando antorchas desde las alturas, antorchas que se pierden en el espacio-tiempo y nunca llegan al suelo. Más quisiera Peter Jackson que rodar un día semejante batalla.


El caso es que Goliat se dispone a celebrar la victoria cuando es atacado por mercenarios de Bokam, el senescal del rey, que ha usurpado el trono de Veirat. Goliat decide regresar por mar para llegar antes mientras que su ejército parte por tierra.
En la nave hay un muchacho escondido, Anteo, que a pesar de pertenecer a Esparta es aceptado por el generoso Goliat. Cuando el niño oye esto su rostro esboza una sonrisa. Lo curioso es que tarda como diez minutos en esbozarla.

Ahora aparece por primera vez Bokam, o mejor dicho, el Rey Bokam, uno de los villanos más magistrales que jamás verá la pantalla grande y que merece figurar junto con Darth Vader o el Doctor Muerte en nuestra galería peculiar de malvados carismáticos.
Cada vez que alguien menciona "Bokam" inmediatamente después otro personaje replica "¡Bokam!" ante lo cual un tercero dice "Bokam..."
El rostro de Bokam siempre es increiblemente expresivo y sus infantiles arrebatos de ira hacen que cada escena que pase, el espectador lo adore cada vez más.
El Rey Bokam esta interpretado por Fernando Rey que será a partir de hoy y por siempre Fernando Rey Bokam.

Un mensajero de Goliat, ignorante de lo ocurrido, informa a Bokam del fin de la guerra con inusitada desgana. El usurpador, en agradecimiento, le propone beber un poco de agua. Ya está, veneno al canto... ¡PUES NO! Esta película siempre proporciona sorpresas. En lugar de envenenar al mensajero, le da de beber un poco de agua y entonces Iagoras, su vil comandante, lo atraviesa con una espada.

"Desde la muerte del rey Argastes Veirat tiene un sólo señor. Y si alguien lo ha olvidado, esto servirá para recordarlo"

Tras esto Bokam va a visitar a su querida esposa que por alguna absurda razón gusta de pasar el rato en la más profunda mazmorra.

Ella le informa que para vencer hay que ser astuto lo cual resultará curioso dada la gran idiotez del personaje. Por esa razón mandan a la nave de Goliat una rica italiana rubia para que lo mate. La italiana es altamente sospechosa pero a Goliat no le importa que le coloquen sendas serpientes en su comida si puede pasar las noches acompañado.

Asimismo, Bokam decide lanzar a todos sus opositores por un barranco de la forma más cruel y divertida posible. Iagoras ejecuta la orden sin piedad y cuando una anciana se arrodilla y le pide clemencia, la patea y también cae al abismo. ¡¡Realismo sucio digno de Paul Verhoeven!!

Mientras, la nave de Goliat se ve asolada por una tormenta. Goliat, para evitar que corten el mastil, lo arranca con su fuerza sobrehumana. Aquí nos topamos con uno de los mejores momentos de Fernando Sancho en el cual grita con ánimos "¡DURO, GOLIAT! ¡DURO!"

Ni guionista ni héroe saben que eso hundiría el barco ipso-facto y al espectador poco le importa. Tras esto, aparece el primer monstruo de la película, la Iguana Mediterránea, una iguana en una bañera que pasa a convertirse en una iguana de goma gigante al encontrarse ante los héroes. Ingeniosas técnicas de magia cinematográfica que inspiraron a la mismísima Industrial Light & Magic.

Anteo, el chaval, el cual parecía obvio que estaba destinado a un papel importante, es el primero en ser devorado por la simpática iguana. Simplemente sublime. "Nadie es imprescindible", podríamos concluir. Aunque lo más probable es que su madre le llamara para merendar y el chaval tuviera que abandonar el rodaje.


Como ya dije, esta película siempre proporciona sorpresas. El heroico Goliat monta al cólera y mata al monstruo atravesándole el cráneo con un pedazo de madera roma, sin prácticamente presentar resistencia. En su último estertor, la criatura hunde la embarcación que descubrimos que era de playmobil.


Ya sólo quedan Goliat, su novia, Fernando Sancho y Pepe Rubio, que interpreta a un marinero que hasta ahora ha tenido más bien poco papel. Casualmente, la pandilla acaba en la península de las amazonas... las cuales surgen de las sombras sin previo aviso. Las mujeres guerreras no dudan en matar gratuitamente a Fernando Sancho (otro personaje que uno suponía que sobreviría hasta el final) y raptar a Pepe Rubio.


Goliat rescatará a su coleguilla con la ayuda de una amazona que se ha enamorado del bueno de Pepe. Los tres, juntitos, regresan a Veirat, pero sin la rica italiana, que se ha marchado, avergonzada por sus malas acciones. Obviamente, se ha enamorado del que debería ser su enemigo.


La aventura de Dungeons & Dragons continua. Para llegar a Veirat, el grupo de héroes deberá atravesar un gran desierto. En el trayecto a Goliat le crece un anillo en el dedo que no duda en mostrar de forma ostentosa.


Un anillo que, claro está, no ha salido hasta ahora, pero que según el héroe "siempre lleva encima". El rey Bokam se entera de que Goliat esta a punto de llegar y propone a sus guardias capturarlo en cuanto lo vean. Su avispada esposa advierte que esto no tiene sentido y les dice que mejor capturen a aquel que tenga el anillo de Goliat.
Como era de esperar Goliat se quita el anillo y un vagabundo se lo roba. El mendigo en cuestión es capturado por la troupe de payasos de Bokam lo que provoca la ira del villano.


Tras esto, Goliat reune a la resistencia francesa, aliándose con un dicharachero capitán fiel a Argastes... pero su amigo Pepe es capturado (otra vez). En esta ocasión, por Iagoras. La amazona que les acompaña, por cierto, parece haber perdido cualquier habilidad o espíritu combativo que pudiese poseer en la jungla.


Iagoras tortura al señor Rubio usando una rueda de molino con cuchillos que no te hace daño hasta que te mata, ideal para interrogatorios. Interrogatorio en el cual tiene lugar una conversación de alto contenido intelectual:

-¿Tu eres de la resitencia, a que sí?
-¡No diré nada!


Ahí estamos, preguntando lo único que ya sabes.
En las mazmorras, Goliat se enfrenta a un terrible Troll, que le deja desarmado. Pero no importa, pues con sus puños desnudos deja KO a Iagoras, salvando al amiguete. Pero es entonces cuando se entera de que la rica italiana va a ser ajusticiada por traición en el coliseo de la CEA.


Antes de la ejecución el Rey Bokam decide montar un combate de gladiadores para pasar el rato. Lo cual siempre está bien.


Uno de los gladiadores vence, ante lo cual Bokam, que se vuelve más malo por momentos, dice:

Esta cansado, sucio... Decidámonos Iagoras. No le hagamos sufrir más.


Iagoras obedece y el gladiador acaba con el cuello atravesado por una flecha.



En ese momento colocan a la rubia en una especie de potro en el centro de la arena y llega Goliat a tiempo para salvarla. Tras deshacerse de los ridículos soldados de Bokam, Goliat escapa con la hembra para encontrarse con ¡Leones! Concretamente de tres tipos:
  1. León de verdad que se enfrenta con especialista
  2. Leones de la casa de fieras que no tienen nada que ver con la escena
  3. León de peluche contra el que lucha Brad Harris

A partir de aqui los acontecimientos se precipitan: Goliat monta una rebelión al tiempo que llegan sus hombres a Veirat y tiene lugar una emocionante batalla de unas siete horas en la que los despropósitos se cuentan por millares (enumerarlos sería imposible para cualquier sabio).



En el momento álgido del enfrentamiento, Goliat queda desarmado y es rodeado por cientos de soldados que probablemente lo habrían matado... pero un fantoche bajito con una cadena se adelanta diciendo eso de "¡Es mio!". El fantoche muere (obviamente) y Goliat, armado con una cadena gigante, acaba con los soldados.


Entretanto, nuestro personaje favorito, Fernando Rey Bokam, se ve rodeado por arqueros enemigos ante lo que grita...

-¡Yo soy el rey! ¡No podéis!

Cae entonces una lluvia de flechas y, arrastrándose sobre su trono, tiene lugar la última escena del mejor personaje.

-Yo soy... el rey....

Y muere.

Muérete de envidia, Shakespeare.




La esposa de Bokam huye tras hacer algo propio de su capacidad cerebral: coge todas las joyas de un cofre y las pasa a otro cofre ligeramente más pequeño.


En el trayecto se encuentra con un soldado que la mata y la roba. Dicho soldado posee nada menos que una auténtica espada láser, ya que primero la clava, después agarra la caja con las joyas y entonces descubrimos que la herida está tras dicho cofre.
Iagoras se lleva a la rubia ante los Gigantes (no se sabe muy bien por qué) y Goliat corre a salvarla.


El pérfido comandante se oculta y lo mejor que se ocurre es lanzar su espada al héroe a trescientos metros de distancia con lo que, obviamente, falla él solito. Tras esto el forzudo le arroja por el acantilado y corre a por su novia.


Finalmente tiene lugar el enfrentamiento que todos esperábamos: Goliat contra los Gigantes.
Los gigantes en cuestión son gordos, feos y peludos cavernarios que no representan un gran reto para nuestro héroe pero sólo por ver sus asquerosos rostros, la espera ha merecido la pena. Tras un combate digno de evento de pago de la WWE, los neandertales son derrotados.


Después, para salvar a su novia, el valeroso héroe debe combatir contra El Dragón del Valle. Este último adversario recreado de forma magistral usando un gran muñeco de goma, una lagartija y el stop-motion más barato que podáis imaginar.


Como la bestia parece invencible, Goliat hecha abajo la montaña, exactamente con el mismo esfuerzo con el que arrancó el mastil del barco.


El bien ha triunfado y las cosas vuelven a su sitio. Todos felices saludan a Goliat, el nuevo rey. Un desenlace magnífico para un filme magnífico.


FINE

Al parecer, la causa del bajísimo presupuesto de la cinta es que en realidad se hizo con lo que sobraba de otra producción, "El coloso de Rodas". El protagonista esta interpretado por Brad Harris, un culturista que ha participado en decenas de películas desde los 60 hasta hoy.
Este filme merece tener el calificativo de "De Culto" y estar a la altura de Star Wars Turco y Jesucristo Cazavampiros. Deberían pasarlo en ciclos de cine minoritario y debería ser mencionado en todas las revistas especializadas. Tenéis que verlo. Tenéis que saborearlo.

Muchas gracias a Impulso Records por editar esta joya en dvd y lograr así que esté al alcance de todos. No patrocinan el blog pero deberían hacerlo.

9 comentarios:

BUDOKAN dijo...

Parece un peliculón para ver un domingo o sábado por la tarde. Las películas de romanos me encantan. Muy bueno!

Darthcoli (colibri) dijo...

Claro que si!!!!! Pasaje directo a mis marcadores, primera clase.

Luc_Hamill dijo...

He aquí una joya inmortal del 7º arte frikero. Ya por tener al Rey Bokam, sin duda es de culto, pero mucho más porque, en medio de todo ese amasijo de escenas incoherentes, se encierra una historia real, cruda y... sorpresiva, como la vida misma. Las cosas nunca son lo que parecen y la vida está llena de incompetentes. Sí, esta película regleja el día a día al más puro estilo de Almodóvar, bueno, o al menos con mucha fiabilidad.

Larga vida al cine y al rey Bokam. Necesitamos otro Goliat pronto, antes de que los pastores honderos que llegan a nuestras salas nos lo maten del tó.

De Matrícula.

Rafa dijo...

Joder Kike eres un hacha encontrando jamón del bueno en la historia del cine. Además sólo de cómo lo cuentas dan ganas de pillarse un perolo de palomitas y tragárselo enterito.
La Iguana Mediterránea es simplemente genial.

Marco Ouch dijo...

Hola me gustan mucho sus posteos y queria dejar mi huella en su blog, y pedirles que se pasen por el mio

sinik-bizarro.blogspot.com

tambien les dejo my space

http://www.myspace.com/sinikk


recien comienzo, pero me gustaria que se den una vuelta!

distinguido bouc dijo...

Fernando Rey, Gallego Universal

JMAiO dijo...

Vi esta película con 23 añitos. Al día siguiente la conté durante la cena a mis compañeros de pensión. Tantas fueron las risotadas que decidieron ir a verla... y me arrastraron a mí como guía indispensable. 44 años después todavía me acuerdo del gran rato que pasamos con Bokam y las ideas geniales que siempre le dictaba su esposa...
Diría que es la película más disparatada que he visto. La crítica anterior es sublime, y no lo cuenta todo. Vedla, amigos.

Kike dijo...

Esta película me ha proporcionado momentos de diversión como ninguna otra...

Kritikon dijo...

Acabo de ver esta peli buceando en las profundidades de la sección "Gratuito" de videoclub Ono, ávido de sorpresas pero desconocedor de que entre tanta mediocridad se escondían joyas de este calibre. Me ha subyugado de principio a fin. Y esta entrada me parece de lectura obligatoria y un complemento necesario para degustar debidamente este manjar cinematográfico. Enhorabuena, Kike. Soy desde ahora uno más de tus fieles fans.