(7 años de extravagantes aventuras)

martes, 24 de abril de 2007

V de valium: cómo cae una máscara en tres viñetas

He encontrado esta interesante reflexión en la página final del diario gratuito "adn". Disfrutadla como se merece.


V de valium: cómo cae una máscara en tres viñetas



Miqui Otero

Falta poco para que Karl Marx se calce unas Nike y corra entre cascotes somalís mientras suena Money, that's what I want (de hecho, Adidas ya se anunció con un niño corriendo descalzo -tres rayas de pintura blanca en sus pies- entre favelas brasileñas). Por alguna razón, los publicistas le están hincando el diente -capitalizando- a los iconos contraculturales, ya sean canción, rostro o máscara -esto es, ideal-. Realmente pensaba que el uso de Ain't got no money, una oda a los desfavorecidos en la voz de la reivindicativa Nina Simone, sería lo más descarado que verían mis ojos: versos como "no tengo casa, no tengo zapatos, no tengo dinero, no tengo ropa... pero tengo corazón" aplicados a un anuncio de coches de lujo marca BMW. Lo más. Sin embargo, la máscara de V de Vendetta, el ideal utópico y anarquista de la libertad mediante el caos, era un blanco fácil. ¿Por qué no aplicarlo para anunciar algo tan transparente como una tónica? Y lo han hecho. ¿Qué tiene de revolucionaria una tónica? ¿Hacer cócteles metafóricos? ¿Beberse 10 gin-tonics? ¿Las manis por el botellón?

1. Revolución con V. El cómic V de Vendetta, de Alan Moore, planteaba la figura ambigua de un agitador anarquista que volaba el Parlamento británico y arengaba al pueblo: "Mañana Downing Street será reducida a ruinas. Esta noche debéis elegir qué queréis, una vida propia o volver a las cadenas". ¿Pregunta con truco? A la siguiente viñeta, la gente -caras enfurecidas- arrasa las calles, en un final lírico y utópico. Perfecto para Hollywood.






2. V de villano. Moore rechazó aparecer en los créditos -esto es: convertirse en multimillonario- de la adaptación de los creadores de Matrix. Todo en el cine era más maniqueo y en cada secuencia había una pequeña traición. La historia se convirtió en best seller, pero ya no decía lo mismo. La escena final, en lugar de una rebelión, parecía una marcha del PP: todos tranquilos, todos con la misma máscara.


3. V de valium. Revolución alelada. En el anuncio de una tónica que podéis ver por la tele, el héroe anarquista ha mutado a señorito cubano pre-revolución y sirve gin-tonics. ¿Hasta dónde tragaremos?

7 comentarios:

SuperSantiEgo dijo...

Que no se entere el tito Alan, por Dios, que me lo van a matar entre todos.

Con lo de Watchmen le va a dar un soponcio. Vamos a tener que ir al estreno con nuestros tomos de Absolute Watchmen como armas contundentes y hacer una sangría suelta.

Milgrom dijo...

Pues la verdad, yo es que no me espero ya nada bueno del cine de superhéroes ni del basado en cómics. Ha vuelto a pasar como en los primeros 90, después del éxito de Batman, cuando se hicieron las primeras pelis del Capitán América y de The Punisher. Hemos pasado de frotarnos las manos esperando pelis basadas en cómics a pedir que no nos torturen más.

Moore, al que mi hermano considera un gra guionista pero que hace historias que aburren a to quisqui y que por eso mola a los gafapastas, debería lanzar un hechizo chungo de esos (es mago ¿no?)y lanzar una maldición eterna sobre los corruptores de sus obras.

kami dijo...

No he visto la peli pero un amigo me insta a hacerlo (bastardo infiel fan de la violencia).

Ahora bien, el anuncio... ¡No quería ni saber que existe! ¡Por los dioses! ¿No pueden meterse con jesucristo y dejarnos en paz ya?

Werty dijo...

No me gusta es feo, V de vendetta seguro que le petan!

Ahskar dijo...

Vaya a mi me gustó la película (que vi rpeviamente al comic). En si misma aunque traiciona al comic en muchos de sus puntos fundamentales, me parece que es bastante decente (reitero que no como adaptación, sencillamente como película entretenida)
Y la verdad, tiene sus momentazos y sus puntos (que claro son aquellos que más parecidos al comic son)

En general las adpataciones no me convencen, en este caso pasa por película muy entretenida, aunque con menos profundidad que el comic.
Eso sí gracias a la susodicha, conocí el comic, que es magnífico aunque el dibujo al ser antiguo deje algo que desear (supongo que en este caso los visual gana en la película y lo argumental en el cómic)

Ale, ya podeis matarme.

Rafa dijo...

No sabía de qué leches estabas hablando hasta que he visto el anuncio.

La película me encantó, el cómic me dejó impresionado.

El anuncio... puf. Me indigna ver cómo se retuercen y manipulan con fines lucrativos todo tipo de ideas exitosas, de verdad que no hay derecho: ¡Sé rebelde! ¡Bebe tónica Nordic en vez de la "Sueps" de toda la vida! Acojonante de verdad, a este paso dentro de poco ni siquiera ese acto de rebeldía podremos hacer.

Anónimo dijo...

Confesad,confesad y no me seais meapilas, ¿qué no molaba ver volar por los aires el parlamento inglés?.

El comic, mejor que la pelicula, para mi gusto. Como era de esperar, claro.