(7 años de extravagantes aventuras)

martes, 7 de noviembre de 2006

Monstruos ridículos de Roger Corman




Seguimos en PODER FRIKI con la sci-fi americana de los 50. Tranquilos coleguillas, os aseguro que regresaremos a las espadas muy pronto.
Hoy toca hacer un repaso a los MONSTRUOS RIDÍCULOS DE ROGER CORMAN.
Roger Corman es el hombre que pudo escribir una autobiografía titulada "como hice mas de 200 películas en hollywood y nunc aperdí un centavo". Lo cierto es que su ciclo de películas de Edgar Allan Poe con Vincent Price (entrevista a su espectro aqui), es excelente pero el resto de sus trabajos es, en su mayoría basura. Basura divertida eso sí. Al menos el tío sabía que producía mierda no como Bigas Luna...
Uno de sus mas fieles colaboradores era el homosexual reprimido esquizofrénico fracasado Paul Blaisdel, que era el encargado de, con cuatro perras, construir los bichos mas absurdamente cutres de la historia del cine. Y hete aqui una selección de ellos:

El Memonio radioactivo (Day the world ended)

El Memonio radioactivo es producto de la radiación de un holocausto nuclear que arrasa La Tierra. Es invencible, increible, imparable, indestructible... pero el agua limpia le provoca un dolor terrible y acaba con él. Cuando era humano era igual de guarro el cabrón, estuvo delante del ordenador durante seis meses sin ir a la ducha ni nada jugando al Warcraft. De hecho, sus capas de grasa y suciedades várias fueron una barrera mas que efectiva contra la boba-a lo cual le permitió sobrevivir en forma de engendro de goma.

Ameba-pulpo cíclope (Monster from the ocean floor)

Ante ustedes un puto pulpo cíclope de escasa movilidad. Sin embargo el científico que lo analiza asegura que "es una ameba mutada por los residuos tóxicos..." Mi teoría es que ese tío paso la carrera copiando. Otra opción es que lo sea de verdad, en cuyo caso los residuos tóxicos debían estar formados por "farmatint" ya que el cambio de imagen es claramente positivo.
Al final muere cuando le atraviesa un yellow submarine la cabeza. Una muerte sutil y poética para una criatura tan fascinante como hermosa.

El Pepino revientaculos de Venus (It conquer the world)

El protagonista de la celebérrima "It conquer the world" (reseña crítica aqui) es un jodido pepino naranja pinchudo con cara de malote, pinzas gomaespuminas y patitas de escalopendra raquítica. Todo un clásico. El Pepino revientaculos de Venus recibe ese nombre por que como todos sabemos, los hombres vienen de Marte y las mujeres de Venus... ¿Que hace un pepino gigante de aspecto masculino allí? Pasárselo pipa probablemente ¿Por que viajó a la Tierra? Pues sin duda alguna en busca de nuevas hembras. Por desgracia, no contó con El Poder de los Sopletes de Fontanero. Gran error, amigo.


Cangrejo bizco Subnormal (Attack of the Crab Monsters)

El cangrejo bizco subnormal es, como su explícito nombre indica, un cangrejo bizco subnormal. Ah, por cierto, y de siete metros de largo. Por supuesto su tamaño se debe a pruebas nucleares... ignoro de donde proviene el ser bizco, cangrejo y subnormal. Vive con sus colegas en un islote perdido alimentándose de los cerebros de los que naufragan allí. Además posee la sorprendente habilidad en un crustáceo de asimilar las mentes de sus víctimas. Considerando el estatus psicológico de la juventud yanqui, esa capacidad no le vale de mucho, volviéndole más subnormal aun.


Y de momento estamos servidos... Tened cuidado hoy cuando vayais a dormir ¡¡¡Puede que un monstruo ridículo de Roger Corman aceche en la oscuridad de tu habitación!!!

5 comentarios:

Guybrush dijo...

El pepino revientaculos de Venus siempre me ha hecho especial gracia...

Doc Moriarty dijo...

¿Son los Powers Rangers una mutación del cadaver de Corman?

Kike dijo...

Lo serían.... si Corman estuviera muerto

Luc Hamill dijo...

Me gustaría saber cómo nuestro oscuro líder se hace con estas joyas... ¿descargadas de la mula? No!!! tiene que haber algún pack, no??? xD

Y ya puestos, ¿por qué no hacen remakes de estas pelis?

¡No respondan! Mediten.

Doc Moriarty dijo...

Todo el mundo está muerto. Pero lo sabremos cinco minutos antes del juicio final.

¡Ríete, Shyamalan!