(7 años de extravagantes aventuras)

martes, 28 de febrero de 2006

LAS FANTÁSTICAS PERIPECIAS DE HARRYHAUSEN III: CIENCIA FICCIÓN A TOPE


En este punto es justo advertir que Harryhausen no sólo hacía los efectos especiales. Hacía bastantes mas cosas:
  1. Tenía la idea original y solía venderla al estudio.
  2. Siempre trabajaba mano a mano con el guionista y muchas veces scribía la storyline completa de la película.
  3. Hacía los bocetos de arte conceptual y escenarios y a este respecto, muchas veces escogía las localizaciones.
  4. Dibujaba los storyboards completos.
Creo que ha quedado bien claro que Ray es un verdadero genio.

Después de comentar su ciclo "Monster-On-Rampage" me parece adecuado comentar su "Ciencia ficción" aunque muchos incluirían el anterior aqui dentro o habrían comentado este antes. A mi me resulta mas lógico el orden que he elegido por que la ciencia-ficción fue para Ray siempre un estilo de películas totalmente diferenciado de los "monstruos que volaban ciudades" y las dos películas que le dieron fama en este campo, son posteriores: La Tierra contra los Platillos volantes y La Gran Sorpresa ("The First men in the moon" una traducción cojonuda, pero bueno).

A Harryhausen siempre le interesó la ciencia-ficción pero no mas que cualquier otro tipo de fantasía: Para él era una excusa más para trasladar al espectador a universos mágicos a imposibles.

Su primer contacto con el género fué muy a sus inicios, y se presentó en forma de proyecto fallido. Al igual que a mi, le encantaba H.G. Wells y su libro "La guerra de los mundos" (my favorite of All Time) y creyó que sería una magnífica idea su traslado a la gran pantalla. Decidió ser el primero en preparar la película y para ello ultimó unos magníficos bocetos de producción que podeis apreciar aqui a vuestra derecha. Por desgracia no logró interesar a nadie y la adapatación oficial de la novela se presentó en 1953 de la mano de lso directores George Pal y Byron Haskins, expertos artesanos de la ciencia-ficción.
Sin embargo, nos queda la duda de si la versión de Ray hubiera sido mejor. Yo personalmente creo que si.
La que todos conocemos se trata de una gran película de este género y el arquetipo perfecto de "historia de invasiones alienígenas", pero su fidelidad al original es practicamente nula. No sólo la acción se traslada de la Inglaterra del siglo IXX a los estados unidos de principios de los 50 (algo, admitamoslo mas que nos pese, bastante razonable) sino que es dificil reconocer en todo el metraje una sola de las palabras de Wells.
Incluso los míticos Trípodes fueron sustituidos por unas (bastante estéticas, por cierto) naves en forma de manta-raya.







Así, finalmente, su primera película de Ciencia Ficción fue la mítica "La Tierra contra los Platillos Volantes", que tiene TODOS los elementos para convertirse en una de las mas atractivas producciones de aventuras espaciales jamás hecha:
  1. Alienígenas malvados (Ultimatum a la tierra esta bien pero admitámoslo: Los marcianos buenos apestan)
  2. Un título COLOSAL
  3. Frases típicas de ciencia ficción: "¡Dios mio! ¿Que es eso?", "¡No podemos derrotarlos!" y la mejor y ams famosa de todas: "ES SÓLO UNA CORAZONADA PERO PODRÍA FUNCIONAR". Dios, como mola. Esa si es una frase cojonuda. Es LA frase. "Es sólo una corazonada pero podría funcionar". Puf. No em canso de reptirla.
  4. ¡¡¡Platillos Volantes!!!
La película esta bastante bien pero en mi humilde opinión tiene algunos problemas de guión (dan muchas vueltas al principio antes de que empiece la acción) y los trajes de los alienígenas, que podrían ser realmente molones, acaban pareciendo bastante ridículos por culpa de la falta de articulaciones.


Aun así, resulta una historia simplemente impresionante. No os voy a desvelar nada, pero sabed que Tim Burton hizo cientos de homenajes a esta película en esa gran parodia que es "Mars Attacks".
Lo mejor, como siempre, los efectos especiales artesanales de Harryhausen. Asombrosa (e incluso Asombrante yo diría) resulta la batalla final de 10 minutos en la que practicamente todos los monumentos famosos del centro de Washintong son destruídos. Para Ray esta película era un reto por que "Quería animar los platillos de forma que se pudiera percibir que alguien los manejaba desde dentro". Todo un logro en este aspecto.




Su segunda (y última) incursión en la Ciencia-Ficción fue una adaptación de otra obra de HG Wells: Los primeros hombres en la luna. Aunque se trata de una de las favoritas de su creador, he de admitir que la primera vez que la vi no me gustó demasiado pero después he aprendido a apreciarla. En esta película, unos ingleses de 1890 encuentran una forma de viajar al espacio y se trasladan hasta la Luna. Pero lo mejor es que aunque el satélite es bastante parecido a como nos han dicho que es, resulta que las cavernas... ¡¡¡Estan plagadas de una extraña raza de seres insectoides!!! Dicha raza esta dividida en castas: Están los insectodies pequeñajos que son los goblins, luego los funcionarios que son casi los que mas salen y estan animados por Ray y por último El Gran Lunar, que es un cerebrito y gobierna la Luna él sólo ¿¿Y los monstruos gigantes?? Pues aqui tenemos una acojonante ORUGA ESPACIAL TAMAÑO XXL que persigue a los protagonistas nada más llegar.
Y lo mejor es que al final, en los 60, llegan los astronautas yanquis y no encuentran signos de civilización por que los selenitas decidieron marcharse ante el inminente peligro humano. Eso me mola ¡Podrían estar ahora dando tumbos por la vía láctea los pobres y nosotros sin saberlo!
A admirar del filme el gran sentido del humor y la rápida acción que se sucede, que la hacen muy entretenida y amena.


¡¡¡HARRYHAUSEN WILL BACK AGAIN!!!