(7 años de extravagantes aventuras)

miércoles, 15 de febrero de 2006

LAS FANTÁSTICAS PERIPECIAS DE RAY HARRYHAUSEN II: CICLO MONSTER-ON-RAMPAGE


El primer trabajo "oficial" de Harryhausen fue en "Mighty Joe Young", traducida aqui como "El Gran Gorila", de la cual, siiiiiiiii, hay un remake con la Charlize Theroooooooon traducida aqui como "Mi gran amigo Joe" (Remake que, por cierto, tiene el dudoso honor de poseer uno de los guiones mas sosos y aburridos de la historia del cine).
En dicha película, un gorila africano enorme llamado "Joe" era traído a Nueva York como espectáculo y al principio todo va bien hasta que unos espectadores capullos lo emborrachan y entonces escapa y se dedica a destrozarlo todo. En ese momento el gobierno lo encierra y su amiga, una muchachita rubia que lo crió desde pequeño y su noviete huyen con él. Al final, Joe es perdonado cuando salva a una niña de un gran incendio.
El filme es una especie de versión infantil sin dinosaurios de "King Kong" y resulto un gran éxito. Además, ganó el oscar a los mejores efectos especiales. Se estrenó en 1949

El papel de Ray era de ayudante de O´Brien, que se supone que era el técnico principal pero que en realidad hizo menos de un 10% de la animación (si sabeis contar eso significa que el 90% restante fue obra de Ray).

Harryhausen tenía muchos proyectos en mente pero no volvió a trabajar en cine hasta cuatro años después, 1953. Durante todo ese tiempo estuvo realziando una serie de cortometrajes basados en los cuentos de "mama oca" que vendía a las escuelas. El último de ellos, "la liebre y la tortuga" lo dejó a medias para cuando le llamaron y no lo terminó hasta el 2003... ¡¡¡Osease que tardó 50 años en terminarlo!!! Ni Kubrick ni pollas, eso es tardar en acabar una peli.

El llamador en cuestión le pedía participar en una película sobre un inmenso dinosaurio que destrozaba Nueva York: ¡¡¡EL MONSTRUO DE TIEMPOS REMOTOS!!! (The Beast from 20000 Fathoms)

Esta película supone el primer encargo en solitario del animador y un gran paso adelante en su carrera. Lo primero era diseñar a su monstruo. No quería un "Tyranosaurio" por que le parecía poco original (nota a Spielberg, nota a Spielberg) ni un "Brontosaurio" para no recordar demasiado al Mundo perdido. Así que inventó su propio bicho: El Rhedosaurio (nadie conoce el origen del nombre pero se barajan varias hipótesis, como sus iniciales R.H. + edosaurio o un mensaje oculto en la biblia).
El Rhedosaurio es inmenso, claramente prehistórico, aterrador, terriblemente depredador, cuadrúpedo y muy diferente a cualquier lagarto real. Todo una cierto de diseño.

En la película, unas pruebas nucleares en el polo norte despiertan a esta bestia, atrapada en el hielo que se dirige al Rio Hudson, el lugar donde se han encontrado mas fósiles de su especie.
Tras reducir Nueva York a añicos, el ejército le lanza unos petardazos y el monstruo huye. Sin embargo, los soldados pronto descubren que no pueden herir ya que su sangre contiene un virus prehistórico letal. El héroe de turno (que es, por cierto, el mismo que lo despertó) inventa un dardo radioactivo y le mata en el espectacular climax de la montaña rusa de Coney island.

Los productores le pidieron a Ray Bradbury, el amigo de Harryhausen y aclamado escritor de ciencia-ficción que les ayudara en el guión. Cuando se lo pasaron el les dijo que se parecía mucho a un relato que había escrito hacía tiempo. Al poco tiempo, le volvieron a llamar pidiéndole los derechos.
El cuento en cuestión es muy corto y sencillo: Un dinosaurio oye un faro y cree que es una dinosauria. Como es triste y solitario va a visitar a la chati y al ver lo que es en realidad se siente triste y traicionado y lo vuela para irse a morir al mar. Por supuesto en la peli, aparece este pasaje pero el bicho dura lo bastante como para cargarse media ciudad.

Los planos de destrucción asombraron al público de la época por su gran realismo y el ritmo de la película es muy adecuado. A mi personalmente sólo me falla, el final, muy rápido ("Venga, venga, se ha muerto el dinosaurio, ya no hay nada que ver aqui, dispersensé...").

Ray tuvo entonces el primer contacto con el que sería el productor que le daría alas durante toda su carrera: Charles Schneer.
Charles quería producir una película sobre un pulpo gigante, por que no se había hecho hasta ahora y quería petar San Francisco por que en aquella época era una ciudad relativamente nueva. La historia se convirtió en "It Came beneath the Sea" ("Vino del mar").

El maloso destructor en esta ocasión es el celebérrimo "Pulpo de seis patas". En palabras del propio Ray "le quitamos dos patas para abaratar la animación". De ahí viene el término "recortes presupuestarios".

El pulpo en cuestión tiene un elemento muy interesante y es que no ha sido resucitado, sino que ya existía sólo que las pruebas atómicas en el pacífico mataron todas las pescadillas de las que se alimentaba y tuvo que marcharse.

La película fue todo un ejercicio de madurez para el arte de Harryhausen, aunque la dificultad de muchas escenas pasó totalmente desapercivida. En cualquier caso, tuvo un éxito aceptable y la buena relación entre Charles y Harryhausen los convirtió en colegas y desde entonces siempre trabajaron juntos.

La tercera y última película del ciclo de Ray Harryhausen "Monster-On-Rampage" ("Monstruo-en-caberomonumental") es "Twenty millions miles to earth", que en cristiano sería "A veinte millones de millas de la Tierra".

La película aporta también novedades:
  1. El Ymir (así se llama el monstruo) viene del espacio, de Venus para ser mas exactos.
  2. En realidad no es malo, nace aqui y es maltratado constantemente hasta que al final se desata su furia.
  3. La película no transcurre en USA... ¡¡¡SINO EN ROMA!!!
Exacto ¡Roma! Y la apoteosis final no es en ningún monumento Yanqui sino en ¡El coliseo! En palabras de Harryhausen: "Ambienté la película allí como excusa, por que siempre había querido viajar a Europa y pensé que así tendría el viaje pagado". Es mi héroe.

Después Ray perdió el interés en destrozar ciudades, sobre todo cuando llegó Godzilla, cuya única meta en la vida, es destrozar ciudades ypor tanto, ese hueco que él dejaba ya había sido llenado por otro. Haría muuuuuchas mas películas todavía pero este ciclo de su vida acababa de finalizar: Y el legado de sus monstruos persiste aun hoy (solo hay que ver a George W. Bush hacer lo mismo aunque claro, sin Stop Motion).